Diagnóstico de la enfermedad de Fabry

El diagnóstico puede suponer un desafío, ya que los signos y síntomas de la enfermedad son diversos y variados, y afectan a diferentes órganos.1 Si bien la enfermedad de Fabry se considera “rara”, las manifestaciones de la enfermedad son frecuentes. Debido a la patología multiorgánica que se observa con frecuencia en pacientes con Fabry y el número de afecciones con similares signos y síntomas de la enfermedad, el diagnóstico puede resultar difícil.2

Se calcula que los pacientes visitan un promedio de 10 especialistas diferentes antes de que se confirme el diagnóstico de la enfermedad de Fabry, lo cual conlleva que transcurran aproximadamente 10 años desde el inicio de los primeros síntomas hasta el diagnóstico.3

El diagnóstico en los varones con sospecha de fenotipo clásico se confirma mediante un ensayo enzimático in vitro que demuestre ausencia o niveles muy bajos de actividad de la α-Gal A en leucocitos sanguíneos o en fibroblastos cutáneos cultivados.3,4Sin embargo, la secuenciación genética puede proporcionar una visión adicional de las mutaciones de un paciente masculino, que puede afectar al manejo y tratamiento de su enfermedad.5-8

El diagnóstico de las pacientes con enfermedad de Fabry es menos claro. Debido a la inactivación del cromosoma X (lionización) anormal, la actividad de la α-Gal A puede parecer normal en los leucocitos sanguíneos y fibroblastos cultivados, y ocultar así la presencia de la enfermedad de Fabry.1,4,9 El diagnóstico definitivo cuando se sospecha la enfermedad de Fabry en mujeres se confirma mediante la secuenciación del gen de la alfa-galactosidasa A (GLA).4

En las familias afectadas por la enfermedad de Fabry, la secuenciación del gen GLA y el análisis de la genealogía pueden caracterizar la mutación causante de la enfermedad y ayudar a identificar a los miembros de la familia afectados.10


Pronóstico de la enfermedad

La esperanza de vida de los pacientes con enfermedad de Fabry es significativamente más corta que la de la población general.1 La vida de las personas con enfermedad de Fabry puede acortarse hasta aproximadamente los 50 años en los hombres no tratados y 70 en las mujeres no tratadas, una disminución de 20 y 10 años, respectivamente.1

La enfermedad cardiovascular es la causa más común de muerte tanto para los hombres como para las mujeres con la enfermedad de Fabry.11 En los pacientes inscritos en el The Fabry Registry, patrocinado por Genzyme Corporation, la principal causa de muerte fue la enfermedad cardiovascular, con un 53,6 % y un 50,0 % de fallecimientos en hombres y mujeres, respectivamente, por esta causa.11

La segunda y tercera causa más frecuentes de muerte en varones fueron enfermedad cerebrovascular (12,5 %) y renal (10,7 %), respectivamente.11 Se ha establecido que ciertas variantes genéticas dan como resultado la aparición de manifestaciones clínicas predecibles. Por ejemplo, se ha demostrado que la variante del gen GLA IVS4+919G>A se asocia a una alta prevalencia de síntomas cardíacos de inicio tardío y se ha demostrado que tiene una alta prevalencia en las poblaciones de pacientes con enfermedad de Fabry chinos taiwaneses.12,13


Impacto en la calidad de vida

La presencia de complicaciones graves, crónicas y debilitantes, como las complicaciones cardiovasculares y renales, y comorbilidades como el dolor pueden afectar significativamente al bienestar psicológico de los pacientes con enfermedad de Fabry. Ello, junto con el impacto en la actividad social, se traduce en que los pacientes a menudo experimenten una pérdida en su calidad de vida (CdV). 14,15

Un metanálisis de 11 estudios con 536 pacientes afectados demostró que la enfermedad de Fabry tiene un impacto significativo en múltiples ámbitos de la CdV, como la función física, el dolor corporal, la salud general, la vitalidad, la salud mental y el bienestar emocional, en comparación con individuos sanos.15 Este análisis agrupado también demostró que la gravedad de la enfermedad, la presencia de enfermedad renal y la edad avanzada afectan severamente a la calidad de vida de los pacientes con enfermedad de Fabry.15

La presencia de la enfermedad de Fabry también puede tener un efecto severo sobre el estado de ánimo y muchos pacientes sufren depresión. 14,16 El análisis de una población de enfermedad de Fabry en Reino Unido reveló una prevalencia de depresión del 46 %, donde el 28 % era congruente con depresión clínica severa.14,16

Resource icon

Conozca qué síntomas renales y cardiovasculares monitorizar

REVISAR ahora
Resource icon

Explore los últimos enfoques de tratamiento para la enfermedad de Fabry

Leer mas

  1. Germain DP. Fabry disease. Orphanet J Rare Dis. 2010;5:30. doi:10.1186/1750-1172-5-30.
  2. Hoffmann B, Mayatepek E. Fabry disease-often seen, rarely diagnosed. Dtsch Arztebl Int. 2009;106(26):440-447.
  3. Rozenfeld PA. Fabry disease: treatment and diagnosis. IUBMB Life. 2009;61(11):1043-1050.
  4. Winchester B, Young E. Laboratory diagnosis of Fabry disease. In: Elstein D, Altarescu G, Beck M, eds. Fabry Disease. Springer Science and Business Media; 2010: Chapter 6.
  5. Laney DA, Bennett RL, Clarke V, et al. Fabry disease practice guidelines: recommendations of the National Society of Genetic Counselors. J Genet Couns. 2013;22(5):555-564.
  6. Desnick RJ, Ioannou YA, Eng CM. Alpha-galactosidase A deficiency: Fabry disease. In: Scriver CR, Beaudet AL, Sly WS, Valle D, eds. The Metabolic Basis of Inherited Disease. New York, NY: McGraw-Hill; 2001:3733-3774.
  7. Anderson LJ, Wyatt KM, Henley W, et al. Long-term effectiveness of enzyme replacement therapy in Fabry disease: results from the NCS-LSD cohort study. J Inherit Metab Dis. 2014;37(6):969-978.
  8. Biegstraaten M, Arngrímsson R, Barbey F, et al. Recommendations for initiation and cessation of enzyme replacement therapy in patients with Fabry disease: the European Fabry Working Group consensus document. Orphanet J Rare Dis. 2015;10:36. doi:10.1186/s13023-015-0253-6.
  9. El-Abassi R, Singhal D, England JD. Fabry’s disease. J Neurol Sci. 2014;344(1-2):5-19.
  10. Yousef Z, Elliott PM, Cecchi F, et al. Left ventricular hypertrophy in Fabry disease: a practical approach to diagnosis. Eur Heart J. 2013;34(11):802-808.
  11. Waldek S, Patel MR, Banikazemi M, Lemay R, Lee P. Life expectancy and cause of death in males and females with Fabry disease: findings from the Fabry Registry. Genet Med. 2009;11(11):790-796.
  12. Chien YH, Lee NC, Chiang SC, Desnick RJ, Hwu WL. Fabry disease: incidence of the common later-onset alphagalactosidase A IVS4+919G–>A mutation in Taiwanese
    newborns–superiority of DNA-based to enzyme-based newborn screening for common mutations. Mol Med. 2012;18:780-784.
  13. Liu HC, Lin HY, Yang CF, et al. Globotriaosylsphingosine (lyso-Gb3) might not be a reliable marker for monitoring the long-term therapeutic outcomes of enzyme replacement therapy for late-onset Fabry patients with the Chinese hotspot mutation (IVS4+919G>A). Orphanet J Rare Dis. 2014;9:111.
  14. Cole AL, Lee PJ, Hughes DA, Deegan PB, Waldek S, Lachmann RH. Depression in adults with Fabry disease: a common and under-diagnosed problem. J Inherit Metab Dis. 2007;30(6):943-951.
  15. Arends M, Hollak CE, Biegstraaten M. Quality of life in patients with Fabry disease: a systematic review of the literature. Orphanet J Rare Dis. 2015;10:77.
  16. Bolsover FE, Murphy E, Cipolotti L, Werring DJ, Lachmann RH. Cognitive dysfunction and depression in Fabry disease: a systematic review. J Inherit Metab Dis. 2014;37(2):177-187.
Gracias por visitar FabryFacts.com Está saliendo del sitio FabryFacts.com. Este enlace le llevará a un sitio que no pertenece a Amicus Therapeutics y que tampoco mantiene Amicus Therapeutics. Amicus Therapeutics no es responsable de la información contenida en sitios de terceros. Aceptar 1 EL ACCESO A ESTA PÁGINA WEB ESTÁ PERMITIDO ÚNICAMENTE PARA PROFESIONALES SANITARIOS CON LICENCIA PARA EJERCER EN LA UE. Para acceder debe confirmar lo siguiente: Soy un profesional sanitario con licencia Tengo licencia para ejercer en la UE Acceder Cerrar http://www.amicusrx.es/